La loba esteparia

domingo, 7 de diciembre de 2014

La felicidad vacía.

Le hicimos el vacío para aislarlo. Era un problema incesante, no hacía más que incordiar y la verdad es que nos pilló a todos en una temporada en la que no teníamos ganas de tristezas y melancolías, ni si quiera de preocupaciones. Era la época de la felicidad vacía y nada ni nadie nos iba a impedir llegar a ella.
Así, sin querer y con querer también, nos alejamos de su vida. No hizo falta hacer mayor esfuerzo que el de dejar de telefonear, de hablarnos y de tenernos en cuenta. No nos costó mucho trabajo. Y al parecer a él tampoco. Una vez más su cerebro privilegiado le permitió pillar al vuelo lo que estaba sucediendo. Estábamos sentados en el comedor el día que tomamos la decisión, a él ni si quiera le hizo falta mirarnos, a diez pasos de nuestra mesa, retrocedió.

Y desapareció.

Tarde. Fue tarde cuando me di cuenta de que al estropear su felicidad era imposible hacer realidad la mía. Un descubrimiento encantador.

Nunca supe llegar a él.

No hay comentarios: